reposabrazos.

Que sí, que ya lo sé.

Que sí, joder,
que tengo los dientes torcidos;
pero hace tiempo que dejó de darme miedo reír. Sigue leyendo

Anuncios